Entre las inundaciones y el apocalipsis, ¿las profecías dan señales de un cambio?

Para quienes vivimos con energía la pasión por la lectura, resulta auspicioso encontrar cada día, artículos publicados en diferentes medios del mundo y en alguna oportunidad, dependiendo de la generosidad de los editores, poder retransmitirlos a nuestros colegas lectores que, afortunadamente hay muchos en el mundo.
por estos días donde el agua, una de las formas en que se expresan los libros sobre apocalipsis, está golpeando  a bastas regiones del planeta, aparece entre la nebulosa del pasado, un relato histórico al cual deberemos darle el lugar que corresponde si de creencias hablamos. Ni todo ni nada, solamente analizarlo y sacar conclusiones.
El blog EL TIEMPO de Colombia, aclara en su artículo fechado el 4 de septiembre de 2017 un espacio de Colombia Mundo Opinión, que “las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal”, algo que podemos ver y respetar periódicamente en los medios que publican lo que escribimos y así debe ser. En este caso, la publicación lleva la firma de Amelia F, cuyos demás datos desconocemos.
  1. ¿El título lo indigna. Le ofende profundamente que alguien pueda sugerir tal cosa? 
  2. ¿Tiene una ligera sospecha de que la figura actual del Papa y su contexto indican que estamos acercándonos al final de los tiempos.?

Este artículo no tiene la más mínima intención de convencerlo de creer o no creer en nada ni nadie. Su autora no pertenece a ninguna iglesia, culto, secta o creencia religiosa. Acá solo encontrará la explicación a las teorías que presentan al papa Francisco como el último: el papa del Apocalipsis.

LA MISTERIOSA PROFECÍA DE LOS PAPAS

Hace más de 800 años existió un arzobispo irlandés que tuvo una visión mística al llegar por primera vez a Roma. En medio del éxtasis sus manos empezaron a escribir automáticamente y en latín, una lista de 112 nombres. Los 112 papas que surgirían a partir del año 1.139 antes del final de los tiempos. Este documento estuvo guardado por más de 400 años en la Biblioteca Vaticana, hasta que en 1595 fue sacado a la luz.

Arnoldo_Wion_1595_Lignum_Vitae_p311

Documento de la “Profecía de los papas”. Estas frases cortas y crípticas han causado polémica por sus aciertos en la predicción de los papas, su sucesión y su simbología.

San Malaquías

San Malaquías, autor de la “Profecía de los papas”, predijo que desde el papa Celestino II iban a existir 112 papas más, y a cada uno le dio un nombre.

¿PROFECÍA O COINCIDENCIA?

Analizando con lupa la Profecía de los Papas, podemos encontrar varios aciertos en la visión futura de San Malaquías.

Por ejemplo, el papa número 102 lo describe como lumen in cielo, es decir, “luz en el cielo”, es decir, un cometa o una estrella fugaz.

escudo lumen

Escudo de armas eclesiástico del papa León XIII.

El papa León XIII corresponde al papa número 102, y en su escudo de armas eclesiástico se ve, claramente, un cometa o estrella fugaz.

Al papa número 104 lo describió como religio depopulata, o “religión despoblada” o carente de personas. Este coincide con el papa Benedicto XV, quien tuvo que asumir el pontificado durante la Primera Guerra Mundial, un hecho que dejó más de 10 millones de muertos.

Pablo-VI

Escudo de armas eclesiástico del papa Pablo VI.

Pablo VI, por su parte, fue profetizado como flos florum o “flor de flores” y efectivamente, el símbolo que representa su escudo de armas es la flor de lis, conocida como “la flor de flores”.

Beato-Juan-Pablo-II

Papa Juan Pablo II.

Los últimos papas también muestran coincidencia con las profecías de Malaquías: Juan Pablo II fue descrito como De labore solis, “del trabajo del sol”. Efectivamente, su nacimiento y su muerte se dieron durante atípicos eclipses solares.

El papa número 111 fue descrito por San Malaquías como Gloria Olivæ, o “la gloria del olivo”. Cuando asumió el papado, Joseph Ratiznger eligió como nombre Benedicto XVI, en honor a los benedictinos. Los benedictinos se conocen popularmente por ser “la orden del olivo”.

EL NÚMERO 112, EL ÚLTIMO PAPA

El último papa, antes del final de los tiempos es Petrus Romanus, o “Pedro el Romano”, un italiano. Si bien Jorge Mario Bergoglio no tomó el nombre “Pedro”, sí es italiano, como sus dos padres.

El momento histórico en que llegaría Petrus Romanus también es un acierto de Malaquías según los estudios del teórico jesuita René Thibaut, quien vivió obsesionado con esta profecía hasta su muerte.

A través de cáculos, Thibaut afirmó en su libro “La Mystérieuse prophétie des papes” que el papa número 112 llegaría en el año 2012.

Esto hubiera sido imposible de no haber sido por la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI decisión que se hizo pública en febrero de 2013, pero que realmente como se revelaría después, tomó ante las autoridades del Vaticano oficialmente en marzo de 2012, después de su viaje a Cuba y México.

Rayo sobre San Pedro

El mismo día de la renuncia del papa Benedicto XVI, unas horas después del anuncio público, un rayo cayó justo encima de la Basílica de San Pedro en Roma.

PETRUS ROMANUS Y EL FINAL DE LOS TIEMPOS

Según lo que profetizó Malaquías hace más de 800 años, Pedro el Romano, “apacentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; tras lo cual, la ciudad de las siete colinas (Roma) será destruida y el tremendo Juez juzgará a su pueblo. Fin.”

Sobre el rol del papa al final de los tiempos se han escrito muchas cosas. Está por ejemplo, la profecía atribuída a San Francisco de Asís (de quien el papa tomó su nombre) antes de morir, en el año 1226:

“En el momento de esta tribulación (el Apocalipsis) un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al pontificado, y con engaños se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte (…) pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor”.

La elección “no canónica” o ilegítima del papa Francisco es un tema que sacó a la luz el periodista italiano Antonio Socci. Según su libro “Non é Francesco”, hubo varias violaciones a la la Constitución Apostólica durante su elección.

Nadie puede negar que Francisco es el papa del pueblo.

Su llegada ha refrescado la imagen de la iglesia y ha restablecido la confianza de los católicos y no católicos a través de su discurso de humildad y entrega, además de la aparente coherencia en su estilo de vida.

Su personalidad e imagen tienen la tarea de quitar el foco mediático de los escándalos de corrupción y pedofilia que hunden a la institución.

A todos los países donde ha viajado, lo reciben como una estrella de rock. Su carisma y actitud revolucionaria le han permitido modernizar posturas de la iglesia retrógradas y excluyentes frente a temas actuales como el divorcio y los derechos de los homosexuales.

Este pensamiento progresista es además de un acierto, una necesidad para que la iglesia católica mantenga su relevancia en esta época.

El cariño y la credibilidad que se ha ganado el papa Francisco confiere a la iglesia mayor poder en un ámbito en el que lo venía perdiendo paulatinamente: la política. 

EL PAPA DEL NUEVO ÓRDEN MUNDIAL

Si es cierto que existe un plan orquestado por la élite mundial para crear un Nuevo Órden Mundial, este se vería beneficiado enormemente por la influencia de alguien como el papa Francisco.

El tema del cambio climático, maquillado detrás de una solidaria y honesta causa pro planeta, es una excusa perfecta para establecer, poco a poco, un gobierno mundial.

¿Cómo? A través de leyes y tratados supranacionales que en este caso pueden ser “por una buena causa”, pero que más adelante pueden tener fines más maquiavélicos.

No se trata de ninguna conspiración secreta. La creación de un gobierno mundial, es algo que el mismo papa ha pedido sin rodeos antes los medios de comunicación.

La unión del mundo en una única religión es otro del objetivos del Nuevo Órden Mundial. En este sentido, el papa Francisco con su apuesta por el diálogo interreligioso, se alinea perfectamente al plan. 

¿FALSO PROFETA?

En el Libro del Apocalipsis se habla de la llegada del Falso Porfeta. Esta figura está descrita por los estudiosos de la Biblia, como un líder religioso con propósitos oscuros que llegaría a engañar y allanaría el camino al Anticristo antes de la segunda venida de Cristo a la tierra.

Estos y muchos otros ejemplos crean en la mente de quienes se consideran católicos algo llamado disonancia cognitiva. Es decir, la convivencia paradójica de dos ideas contrarias: por un lado Francisco parece un buen hombre, un líder carismático y honesto, un papa necesario.Además de esto, el falso profeta, con el propósito de unir a la humanidad entorno a “La Bestia” y su marca, confundirá a los creyentes, haciéndolos negar a Jesús y a las escrituras sagradas. Es por eso que cuando el papa Francisco hace cosas como mezclar la historia del Génesis con la teoría darwiniana o decir en su primer discurso público en Nueva York que la vida de Jesús terminó con “el fracaso de la cruz”, alimenta las teorías y profecías que existen alrededor de su cargo como líder supremo del catolicismo.

Pero por otro lado, parece ir en contra de lo que en teoría representa y de las enseñanzas que su religión ha divulgado por siglos.

Por eso, más allá de creer o no creer que el papa cumple con las teorías del final de los tiempos o con un plan orquestrado por unos cuantos a la sombra, deberíamos analizar la figura de Francisco como una de las mayores rupturas en la iglesia.

No por su postura liberal y progresista, que es perfectamente válida y loable. Sino por el poder que tiene de cambiar los pilares de la religión a la que supuestamente representa, entre sonrisas, discursos carismáticos y selfies. 
Bien. esta es una síntesis de un extenso artículo que quizá refleja el pensamiento de muchas personas en el mundo y no saben o no pueden canalizarlo a través de los medios porque serían tratados de locos. A mi edad, ya nada puede causar asombro y “de tontos y locos todos tenemos un poco”, por lo tanto, pido a mis colegas lectores que no me juzguen porque solo he tomado prestado un artículo que tiene por sobre todas las cosas, una gran tarea de investigación histórica, algo que en estos tiempos es difícil conseguir.
Por ahora no tengo apuro en conocer al anticristo, aunque si viene, no sabré como defenderme de sus maldades. 
https://www.youtube.com/watch?v=5lcpu0Uegzw
Ricardo Bustos – locutor nacional – Comunicador
4797 veces leído

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *