Entre una lager, una clásica y un chopp.

Nunca supe, por nunca digo jamás,  la diferencia entre la cerveza clásica y lager.  Lejos de ser o considerarme unos sommelíer, palabra que define a la persona que por sus estudios, conocimientos y experiencia es especialista en bebidas, incluyendo aguas, infusiones, destilados y licores, pero por sobre todo, vinos.  Lejos de conocer su origen  ruego se me crea, no es mi intención buscar su origen ya que solo degustaba una lager de características especiales, con un color intenso amarillento, una espuma muy cremosa, y que se saboreaba con un toque amargón, si es que existe la definición de amargón,  cuando en ese preciso instante un amigo apareció con dos clásicas, con lo cual mi boca contaminada de la lager no encuentra una diferencia sustancial con la clásica. 

Bueno no vengo a escribir sobre los gustos y placeres, que por otra parte fue la traducción a una película porno de la Cicciolina, filmada a fines de la década del 70´ pero que en la Argentina se exhibió en el 86´… No quiero divagar en el tema y quiero hablar de las escasas de propuestas políticas en la ciudad.  Es común en estos días leer, escribir, escuchar y hasta mirar hechos relacionados con la inseguridad, lo cual a nuestros, y digo nuestros candidatos, ya que son de la ciudad lo primero que se le cruza es la inseguridad como hecho relevante, la falta de policías, la falta de unidades móviles, cambiar leyes, como si las actuales fueran malas o quizas imperfectas, lo cual es correcto ya que la perfección es solo divina, o como si incluso la ley suprema de la nación, la constitución nacional no existiera.  Pocos y no quiero ser un irrespetuoso, mientras abrimos dos latas de un chopp brasileiro despues de una charla que incluye también el tema elecciones, que según me aporta mi amigo es el chopp mas digestivo por sus propiedades y productos de elaboración, hablan de educación,  de la generación de trabajo, de nuestra salud.

Me detengo en educación, muchos docentes involucrados en el armado y conformación de listas, pero nadie o por lo menos desde este lado hemos escuchados por ejemplo hablar de la futura ley de educación en la provincia de Santa Fe, un debate de cuatros proyectos que no se discuten. 

Mientras varias notificaciones en mi celu advierten que los sindicatos que nuclean a los estatales provinciales pasan a otro cuarto intermedio esperando que el gobierno mejore una propuesta, que el propio gobierno propuso, raro no.

Vengo hablar de nuestros candidatos, de sus propuestas: cámaras de seguridad en los lugares conflictivos, lo cual me sugiere una definición de futuros guetos.

 Hablar de salvar a las dos vidas cuando, cuando no tenemos estadísticas ciertas de embarazos forzados y  juveniles por ejemplo, niños abandonados.

 O quizás seguir apostando un cambio que ha generado una nueva clase social dirigencial en nuestra sociedad que poco tienen que ver con su rol en ella.

Quiero cerrar con que me gustaría y lo digo con una lager, una clásica y un chopp bebido que nuestros candidatos debatan las necesidades en los sectores más desprotegidos de esta sociedad, que pareciera decrecer en democracia.

J.D

2792 veces leído

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *