Tragar santos y cagan diablos

Una historia real para comenzar el fin de semana.

Existen historias de gente que hizo acuerdos con demonios o el mismísimo Satanás, ya sea por deseo de riqueza, amor o poder, pero pocas de ellas se comprueban. Sin embargo, una historia local encierra un ¿Verdad o fraude? Esta historia ocurrida en nuestra ciudad y con fuentes que incluso aseguran ver visto el mismo acto y que arrepentido hoy desean contar esa experiencia aterradora con la que no pueden existir.

La historia comenzó con la llegada de un religioso a un domicilio de una pastora evangelista, algo raro, ambas corrientes se disputan los peregrinos desahuciados o incrédulos para algunos, desesperados de FE para otros. Rápidamente la casa se lleno de curiosos allegados y de familiares. Pronto y caminado llega una persona reconocida por practicar oraciones a enfermos y necesitados. La historia de P.L se inició en 2015, se conoce hoy recién, cuando se presentó ante el Órgano supremo de su congregación y se culpó de blasfemar y haber pactado con el “príncipe de las tinieblas” para dejar la carrera religiosa. Muy allegada al círculo político local gobernante, entidades intermedias, de noble proceder y de una juventud sorprendentemente radiante después de su separación y de su inmediata reconciliación, asociado a esto su apariencia y cambios de look sugieren que fueron tan repentino como extraños. Intento suicidarse por dos veces para librarse de la “religión”. No quería seguir en el oficio ni perder a su querido, quien le había dicho que la dejaría si no abandonada su participación en esa congregación, e invocó entonces al “demonio” en varias ocasiones. Un testigo ocasional cuenta que en cierta en el invierno del 2015 en la casa de P.L se le presentó un hombre que describió así: “De 21 años, rostro regular, semblante áspero, de aspecto melancólico, vestido de negro y con gorra blanca” y pregunto por su amiga a quien le dijo: “He venido a que cumplas lo que me prometiste”. La histeria abrazo a la joven predicadora estallando en llanto y locura. Fue entonces que le confesó a su amiga lo que ocurría. El pacto fue sellado a sangre una noche de luna llena en su propia casa. El rey de las tinieblas le prometió reconocimiento, éxito, un importante papel social además de un trabajo digno, un marcado rejuvenecimiento físico, y el regreso de su marido, con el tiempo cambio el color de su cabello a un rojizo opaco, adelgazo unos cuantos kilos y suele vérsela caminar con una remera verde con vivos blanco los fines de semana, suele bicicletear con su bici antigua que pareciera incluso también rejuvenecida. Logro integrar una logia “la Belgrano” y ocupar un puesto relevante. Todo eso en tan solo dos años, a cambio el príncipe de las tinieblas vendría por un alma a mediados del 2019. Un alma que ella debería otorgar para renovar sus contrato a 30 años más. El alma era la madre de una amiga a la cual visitaba en forma regular en su casa rezándole en cada ocasión. El arrepentimiento surge ya que P.L en ocasional enfrentamiento ideológico con un pariente cercano de la víctima, en un descuido sin saber que podía llegar a ser grabada en unas de las visita a la casa materna de su amiga; menciona en su relato que rezó “que el príncipe de las tinieblas se apiade de tu alma”.

Hoy P.L se debate entre salvar su alma y la de la madre de su amiga o entregar ambas a Satán. Condenada a vagar eternamente en las terrazas del purgatorio lujuria, ira, soberbia, envidia, avaricia, pereza, gula, intenta revocar su maldición.

Esta Historia promete continuar …

J.P

4758 veces leído

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *